jueves, 29 de enero de 2009

PEDRAZA, FUNDACIÓN Y TRASLADOS

Por Domingo Peña Pulido.
16 de marzo de 2006.

Por una reciente investigación que realicé a una documentación de la historia de Pedraza que se encuentra en mi poder, que generosa y regionalistamente he otorgado a Henry Nadales, actual Cronista Oficial del Municipio Pedraza, estoy en condiciones de aportar nuevas e interesantes informaciones, ellas son las siguientes:

A Pedraza la funda el inteligente capitán español Gonzalo de Piña Ludueña el día 20 de diciembre de 1591.

El lugar donde sucede la fundación es en las anteriormente llamadas montañas de Santa Bárbara, exactamente en un punto altozano de la margen izquierda del hoy denominado riachuelo Pedraza La Vieja, lugar que se haya a una altitud sobre el nivel del mar próximo a los 250 metros.

El sitio de la fundación de Pedraza se encuentra a 24 kilómetros de distancia de la actual ciudad de Santa Bárbara y aproximadamente a 7 kilómetros del sitio donde hoy está asentado pueblo de Pedraza la Vieja, lo que quiere decir que el nacimiento de la ciudad de Pedraza no ocurrió en el sitio donde actualmente está este pueblo.

En el mismo momento que se funda Pedraza se nombra a Santo Domingo de Guzmán como su santo patrono y nuestra señora de Altagracia es la santa advocadora.

A los pocos años de fundada Pedraza, en 1600, Felipe II, Rey de España, le otorga a la Villa el título de ciudad, por lo que se le llamó en adelante Ciudad de Pedraza.

Luego de 25 años de fundada Pedraza sufre un intenso ataque de numerosos indios a finales del mes de noviembre de 1616. Los pocos que lograron escapar lo hicieron por el sur siguiendo el curso del riachuelo Pedraza La Vieja y se protegen en un bosque que estaba en el lugar donde hoy está el poblado de Pedraza La Vieja, allí pernoctan por varios días y en enero de 1617 marchan hacia el sitio de Quiú.

En Quiú permanece Pedraza por espacio de 30 años, ya que en 1647 es nuevamente incendiada y destruida la ciudad que había reedificado el teniente Diego de Luna Pacheco. Los que consiguen huir se dispersan por toda la región permaneciendo en esa condición durante un año, o año y medio aproximadamente.

El capitán Hernando de Garrido reúne a todas esas personas dispersas y junto a otras se dirige hacia el noroeste y a la margen derecha del río Ticoporo, en el año de 1649 funda por tercera vez a Pedraza y le da el largo nombre de Nuestra Señora de Altagracia de Ticoporo de Pedraza.

La ciudad de Pedraza permanece por poco tiempo en Palma Sola ya que aquel terreno tan fecundo es de un nivel más bajo que el río, y éste en invierno crecía mucho y se desbordaba justo allí, en consecuencia se formaban esteros y pantanos por lo cual se hacía un lugar plagoso y enfermizo lo que obliga a los moradores a mudarse de sitio. Aquí la ciudad permanece por un tiempo de 13 años aproximadamente.

10. La mudanza de la ciudadela la realiza en el año 1662 el capitán Alonso Jimeno de Bohórquez y la asienta al otro lado del mismo río Ticoporo pero yendo más hacia el norte, donde está en el presente la comunidad de Pintaderas.

11. En el actual sitio de Pintaderas la ciudad de Pedraza permanece por espacio de 50 años, beneficiada por varios factores, como son, primero, el hecho de tener benigno clima como el que viviera en Curito, lugar de la primera fundación en 1591; segundo, por haber solucionado el problema del surtido de agua ya que la misma estaba muy distanciada con la construcción de una acequia o canal que traía dicha agua del río Ticoporo; y porque estando en este nuevo lugar le era más expedito y fácil comerciar con Mérida por la ruta de recuas de Alto de la Aguada y además porque le resultaba más cómodo intercambiar mercancías realizando la navegación del río Ticoporo.

12. Lamentablemente en Pintaderas la ciudad de Pedraza tuvo graves inconvenientes, como fue el hecho del terreno, que un tanto pedregoso, a base de tanto trabajo se fue haciendo infértil y porque frecuentemente los pobladores eran víctimas de ciertas fiebres. Por esas dos razones el capitán Alonso Jimeno de Bohórquez (hijo) en 1712 muda a la ciudad varios kilómetros al sureste y la ubica entre los caños Los Negros y Mericacoy, en el sitio conocido con el nombre de Tampacal.

13. En Tampacal Pedraza la pasaba de lo mejor o prosperaba, pero por desgracia a los 10 años de estar allí sus habitantes empezaron a sentir el mismo mal que padecían en Pintaderas. Al año siguiente, en 1723, ese mal terminó agravándose hasta convertirse en peste de calenturas, quizá era el preludio del gravísimo paludismo. Debido a esa enfermedad, que acabó con la mayoría de sus habitantes, varios de los sobrevivientes se marcharon a distintos lugares, una mayoría lo hizo hacia el sur a orillas del río Canaguá y otros a la pequeña población aborigen de Curbatí. En el sitio de Tampacal Pedraza permanece durante 74 años.

14. En el año 1782 fue llegando gente nueva a Pedraza, sin embargo el mal de las calenturas no estaba erradicado por completo por lo que sus pobladores deciden fundar a Pedraza por sexta vez, por lo que en año de 1786 el Teniente de Justicia Mayor don Salvador Mejías lleva ahora a la ciudad hacia el sur, asentándola en el lugar justo donde se habían instalado aquellos emigrados tampacaleños unos años antes, en la ribera occidental del río Canaguá y en el sitio donde se encuentra actualmente la ciudad. En este lugar la ciudad tiene 219 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.